La postal y la canción, Journey Through the Past, de Neil Young que iluminan los recuerdos del inefable Doc Sportello marca una de las mejores secuencias de Puro vicio (Inherent Vice, 2014). La más imperfecta y literaria de las películas de Paul Thomas Anderson contiene pequeños y grandes destellos, y éste es uno de los más deslumbrantes.