Happy End, de Michael Haneke

En Happy End, un Haneke ya anciano no nos sorprende si no que vuelve circularmente sobre las mismas preguntas. A través de la cotidianeidad de una familia burguesa de Calais somos espectadores de la complejidad humana y sus límites.

Los perros, de Marcela Said

Los Perros busca los restos de la dictadura chilena en aquellos que respaldaron el golpe de estado, en la falta de arrepentimiento del cuerpo militar y en la brutalidad silenciosa de una clase acomodada que prosperó a la sombra de la violencia.

Western, de Valeska Grisebach

A diferencia de otros cineastas contemporáneos, cuyo acercamiento al western bascula entre la reivindicación y la nostalgia, Grisebach proyecta los espectros de la llanura sobre nuestro presente para explorar una semejanza.

Basada en hechos reales, de Roman Polanski

El mayor acierto de la película de Polanski es el troleo brutal (y probablemente no intencionado) al que se somete a un público acostumbrado al giro, a la sorpresa, y al cliffhanger

Happy End, de Michael Haneke

En Happy End, un Haneke ya anciano no nos sorprende si no que vuelve circularmente sobre las mismas preguntas. A través de la cotidianeidad de una familia burguesa de Calais somos espectadores de la complejidad humana y sus límites.

Los perros, de Marcela Said

Los Perros busca los restos de la dictadura chilena en aquellos que respaldaron el golpe de estado, en la falta de arrepentimiento del cuerpo militar y en la brutalidad silenciosa de una clase acomodada que prosperó a la sombra de la violencia.

Western, de Valeska Grisebach

A diferencia de otros cineastas contemporáneos, cuyo acercamiento al western bascula entre la reivindicación y la nostalgia, Grisebach proyecta los espectros de la llanura sobre nuestro presente para explorar una semejanza.

Basada en hechos reales, de Roman Polanski

El mayor acierto de la película de Polanski es el troleo brutal (y probablemente no intencionado) al que se somete a un público acostumbrado al giro, a la sorpresa, y al cliffhanger

35 mm. Cinefagia sobre el pasado

Olvidadas insumisas: Cecilia Bartolomé

Se dice que en España no existe una genealogía fílmica feminista a la que aferrarse como creadora, sentencia que ha hecho más mal que bien a la construcción de una tradición de cine hecho por mujeres y para mujeres. Las jóvenes que entramos en la universidad nos sentimos huérfanas y obligadas a enraizar en una tierra yerma que nadie trabaja previamente para nosotras, tenemos que escribir de nuevo la historia para darnos cuenta que, aunque disgregadas, hubo muchas realizadoras antes que nosotras.

Bajo el sopor del sueño

El problema es que nos eyacularon, nos gestaron, nos nacieron, nos hicieron. No pudimos decidir y nos encontramos cara a cara con el desastre de un sobre-vivido mundo al que no importamos una mierda. Y entonces nos moldearon a medias. Nos mostraron el umbral de cómo pensar y hablar, de cómo sentir, comer, follar, engendrar y trabajar; pero nadie nos enseñó jamás a saber, a querer y a rehusar vivir.

Catoptromancia: La juventud tras el espejo

Y en esa endeble línea fronteriza, en ese campo de batalla marginal donde confluyen la inverosimilitud del espectáculo y la veracidad fáctica de la existencia, es donde se atrinchera y sobrevive un trance de espacio y tiempo mágicos: la evocación, con toda la distorsión reconstructiva del propio imaginario que ésta conlleva, inevitable pero poéticamente.

Verano sin fin. El cine sobre una ola

Exprimían las horas del día surfeando y alimentándose (vagamente) de lo que pescaban o cogían de los campos. Cuando no había olas, esperaban. Y cuando esperaban, se divertían deslizándose por barrizales o aprendiendo a lanzar fuego por la boca.

Newsletter

Tweets

Comentarios

Escuchando en Spotify

Resumen 2017

Resumen 2017 – Momentos

Arantxa Acosta (Miradas de Cine, La Realidad No Existe) La conciencia del por qué de uno mismo (último plano de A Ghost Story): Vivimos en un "mundo acelerado", como lo denomina Harmut Rosa. Un mundo que nos exige nuestra máxima atención, inevitablemente, selectiva....

Top 2017 – 1. Madre!

¿Cómo definir Madre!? ¿Cómo explicarla a alguien que no la haya visto? ¿Podemos dejar de recomendarla o debemos evitarlo? Madre! es una sacudida visual y emocional, es un zarandeo al intelecto, es un reto, es un salto sin red del que Aronofsky cae de pie. La “historia” de Madre! es la de Javier Bardem, un escritor en crisis en un hogar aislado junto a su mujer, Jennifer Lawrence, quien sufre diversas visiones y agitaciones en su estado de ánimo.

Top 2017 – 2. Personal Shopper

Assayas traslada su preocupación a la gran pantalla en Personal Shopper, con la excusa de convertir a la protagonista en una médium aficionada, tan temerosa como desubicada en un entorno que no acepta como propio.

Top 2017 – 3. Dunkerque

Dunkerque se convierte en manos de Nolan en una historia real dramatizada (algunas sentencias son tan categóricamente épicas como irremediablemente increíbles en boca de esos hombres), que no aporta a Nolan el lucimiento intelectual al que nos tiene acostumbrados con sus guiones, pero sí le permite no abandonar las preciadas capas de cebolla de sus films.