Crisis de identidades (cinematográficas)

Crisis de identidades (cinematográficas)

No es nada infrecuente que determinadas obras crucen el espacio de la cartelera comercial de modo tan fulgurante como fugaz, desapareciendo antes de que buena parte de los espectadores potenciales se hayan apercibido de su existencia.

Top 2019 – 3. Ad Astra: Hacia las estrellas

Durante todo el primer tercio del film, Gray se esfuerza por crear un entorno creíble, y épico. Aventuras, cine de espías, acción… Roy es el protagonista perdido en un entorno que no le es afín. Es el hijo del héroe que se ha convertido, también, en admirado astronauta.

Top 2019 – 5. El irlandés, de Martin Scorsese

Aunque en una primera instancia no me encajaba en la última parte de su carrera un film de estas características, rápidamente me di cuenta que Martin Scorsese no ha seguido nunca unos patrones muy claros en cuanto a los proyectos que iba poniendo en marcha, toda vez que en realidad, aun siendo un cineasta de mucho prestigio y notable trayectoria, es un auténtico superviviente.

Top 2019 – 6. Historia de un matrimonio

Unas cuántas cosas buenas que podría decir de ella. Otras tantas que se me ocurrirían al hablar de él. ¿Exaltación almibarada de la pareja y su procelosa circunstancia? No, no, espera. Que ya no quieren seguir juntos. Que ya no queda más que el recuerdo desdibujado de lo que nos encandiló, de lo que quiera que nos sedujo del otro.

Olvidadas insumisas: Cecilia Bartolomé

Se dice que en España no existe una genealogía fílmica feminista a la que aferrarse como creadora, sentencia que ha hecho más mal que bien a la construcción de una tradición de cine hecho por mujeres y para mujeres. Las jóvenes que entramos en la universidad nos sentimos huérfanas y obligadas a enraizar en una tierra yerma que nadie trabaja previamente para nosotras, tenemos que escribir de nuevo la historia para darnos cuenta que, aunque disgregadas, hubo muchas realizadoras antes que nosotras.

Bajo el sopor del sueño

El problema es que nos eyacularon, nos gestaron, nos nacieron, nos hicieron. No pudimos decidir y nos encontramos cara a cara con el desastre de un sobre-vivido mundo al que no importamos una mierda. Y entonces nos moldearon a medias. Nos mostraron el umbral de cómo pensar y hablar, de cómo sentir, comer, follar, engendrar y trabajar; pero nadie nos enseñó jamás a saber, a querer y a rehusar vivir.

Catoptromancia: La juventud tras el espejo

Y en esa endeble línea fronteriza, en ese campo de batalla marginal donde confluyen la inverosimilitud del espectáculo y la veracidad fáctica de la existencia, es donde se atrinchera y sobrevive un trance de espacio y tiempo mágicos: la evocación, con toda la distorsión reconstructiva del propio imaginario que ésta conlleva, inevitable pero poéticamente.

Verano sin fin. El cine sobre una ola

Exprimían las horas del día surfeando y alimentándose (vagamente) de lo que pescaban o cogían de los campos. Cuando no había olas, esperaban. Y cuando esperaban, se divertían deslizándose por barrizales o aprendiendo a lanzar fuego por la boca.