El Horror para Denis Villeneuve no es un punto de vista; existe al otro lado de los cristales del vehículo, ilusoría protección, aunque nos resistamos a mirar a través de ellos. Una visita sobrecogedora al corazón de las tinieblas.